NOTICIAS Y ACTUALIDAD

La fábrica de Amatex prevé terminar el año con una producción de 40.000 toneladas de pellet y astilla

La fábrica de Amatex prevé terminar el año con una producción de 40.000 toneladas de pellet y astilla

Hay biomasa suficiente para que el sector de la biomasa siga en auge, así lo confirma la empresa soriana de transformación de la madera Amatex, con sede en Cabrejas del Pinar (Soria). Y es que el presente es fiel reflejo de lo que ocurrirá en el futuro si el sector continúa aplicando las técnicas de sostenibilidad de los montes como hasta ahora; biomasa sostenida en el tiempo.  El diseño de los lotes madereros que realiza la Junta de Castilla y León dentro del Programa de Movilización de los Recursos Forestales 2014-2022 apuntan a una clara mejoría de los grandes aprovechamientos, en Soria rondan los 100.000 metros cúbicos, que es 10 veces más que el tamaño medio de los últimos años.

La biomasa para la fabricación de pellet como combustible se está abriendo paso de manera lenta pero de forma constante y consolidada en el tiempo. No solo en Soria, no solo en Castilla y León, también en el panorama nacional donde el consumo de pellet no ha dejado de crecer de año en año hasta alcanzar las 380.000 toneladas en 2013 -en tres años se ha multiplicado por cuatro-. Tras un proceso de trituración, secado, molienda, prensado y enfriado, se obtiene un producto cilíndrico con un diámetro de 6 milímetros y una longitud de 40. Proceso que lleva a cabo la fábrica de soriana con tecnología propia y las técnicas más vanguardistas. Miguel Broto, gerente de Amatex,  explica  que “la empresa ha aumentado considerablemente la producción y transformación de biomasa en este año 2014, tanto es así que las previsiones indican un término de año con 60.000 toneladas de madera que se transforman en 40.000 toneladas de pellet y astilla que salen de Cabrejas del Pinar”.

Sacos de pellet y astilla que “terminan en el mercado nacional, nuestro mercado está muy repartido por todo el país pero el mayor volumen lo demanda el norte de España por las bajas temperaturas que se registran”. Solo la filial de Amatex, Recursos de la Biomasa (Rebi) consume ya un alto por ciento de la producción. La puesta en marcha de la Red de Calor con Biomasa de Soria está obligando a Amatex a trabajar con celeridad comprando madera para tener mayor flexibilidad de stock.

Javier González, responsable de compra de madera de Amatex, busca nuevos montes que hasta ahora no tenían aprovechamiento comercial “además de productos que antes no se aprovechaban de las cortas comerciales”. La Red de Soria en su primera fase consumirá 28 millones de kWh anuales y la planta térmica,  8.000 toneladas de astilla al año, reduciendo las emisiones de CO2 a la atmósfera  en 7.850 toneladas al año. Cantidades que son casi similares para la Red de Calor de la UVA que Rebi construye en Valladolid en Unión Temporal de Empresas (UTE) con Cofely.

“La base de la compra de madera Amatex proviene de empresas de aprovechamientos madereros y subproductos de industrias de la madera. El paso de secado de astilla se lleva a cabo con tecnología propia, porque hemos diseñado y construido nuestros propios equipos de manejo y secado”, puntualiza Miguel Broto. Completa Javier González insistiendo en que “la materia prima proviene de montes ordenados, bien sea por licitaciones para los montes gestionados por organismos públicos o bien por negociación directa con los propietarios particulares”.

El mejor momento del año para  comprar madera se contempla entre el inicio de la primavera hasta principios de invierno, “en época menos húmeda para aprovechar el secado natural”.

La madera que transforma Amatex es de la variedad pinus sylvestris y populus (chopo), aunque también se hacen cortas de roble y encina. Los precios de los lotes madereros varían ampliamente dependiendo la zona, el tipo de especie, el terreno o incluso el groso del árbol. “Lo que es evidente es que el precio de la madera ha aumentado en los últimos años en Soria porque existen grandes empresas competidoras que manipulan el mercado al alza o a la baja según sus necesidades; con la mentalidad de volver a la tradición natural y el incremento que supone la tendencia al consumo de biomasa, los precios han variado en gran medida”. Javier González enumera los factores que han favorecido este despegue, “que son muchos, pero los principales son: el equilibrio entre la oferta y la demanda, y que las empresas del sector han reorientado su producción desde la crisis de la construcción del mueble de pino hacia los palés”.

Las dificultades que encuentra el sector a la hora de producir son muchas pero las principales apuntan a la lentitud de los organismos públicos en la gestión de los montes y la competencia de las grandes empresas. Mientras tanto, Medio Ambiente quiere conseguir implicar a los propietarios privados porque ahora el 85 por ciento de la madera la pone en el mercado la Junta; también pretende priorizar marcas de calidad que otorguen valor añadido al producto.

Castilla y León ha registrado un aumento de la corta de madera en 2013 alcanzando una cifra que hacía muchos años que no se repetía porque por primera vez en los montes de la Comunidad, en los que se incluyen los de Soria, se corta más de la mitad de lo que crece. En coníferas se acerca al nivel europeo del 60 por ciento mientras que la media española no supera el 25 por ciento. En la Comunidad se ha talado 3,3 millones de metros cúbicos  (2,2 de maderas y 1,1 de leñas y biomasa). De maderas, 1,85 millones corresponden a coníferas, 0,5 a chopo y 0.85 a otras frondosas. Respecto a la propiedad, 1,8 millones de metros cúbicos provienen de montes en régimen de gestión pública por la consejería de Medio Ambiente y 1,4 de gestión privada. Supone una creación de 20.000 empleos directos y un 5 por ciento del PIB de la región.

Castilla y León posee una extensión de más de 9 millones de hectáreas y los terrenos forestales suponen más del 50 por ciento del territorio de la Comunidad, correspondiendo con casi 5 millones de hectáreas -4.838.441 hectáreas, lo que representa el 51 por ciento del territorio de la comunidad autónoma-. De ellas, 3 millones de hectáreas son arboladas. Los propietarios forestales ascienden a 719.039, con una superficie media de 6,73 hectáreas por titular y con dos zonas diferenciadas, la norte claramente minifundista y la sur latifundista. En Soria llegan a 594.942 las hectáreas forestales, pertenecientes a 59.595 propietarios. Son datos que recoge el Estudio de la Propiedad Forestal de la Junta de Castilla y León.

El consejero delegado de Amatex-BIE, Alberto Gómez, destaca que “desde Amatex sabemos que los terrenos forestales conllevan ciclos ecológicos largos y complejos, por lo que apostamos por la gestión forestal sostenible y la planificación previa de las actuaciones; es lo que garantiza tanto la persistencia de los bosques como la sostenibilidad de las producciones”. En esta línea, Miguel Broto añade que “la certificación forestal es un instrumento que garantiza al consumidor que cualquier producto forestal procede de un bosque gestionado de manera responsable y sostenible, y esto es muy importante”.